Entrevista con Ilegales

“Hay quien no nos perdona y han vuelto a reescribir la Historia, pero el pasado no puede cambiarse a gusto”

Ilegales

Ilegales, el grupo asturiano que acumula más de 12 álbumes de estudio y 35 años sobre los escenarios, se despedía de sus fans en la sala Penélope el 11 de diciembre de 2010. Poco duró el parón, pues aquello no fue más que un paréntesis en el que pudimos disfrutar de un nuevo proyecto con Jorge Ilegal y Los Magníficos, mientras el grupo calentaba motores para su resurgimiento en 2015 con un nuevo disco.

La Vida Es Fuego, el último trabajo de Ilegales, ha visto la luz acompañado de dos singles y todo un recorrido por lo más variado de su sonido. Es un LP sólido, muy completo y que ha hecho felices de nuevo a los que siguen al grupo desde sus comienzos.

Sin embargo, y mientras Ilegales preparaba la gira para volver con todos nosotros, un inesperado revés se ha llevado la vida de su bajista, Alejandro Blanco. Se trata de una gran pérdida para el grupo y una gran pérdida para la música de nuestro país. Alejandro Blanco es una de esas piezas fundamentales que muchas veces pasan inadvertidas, pero que forman parte del talento, el sonido y el carácter de la banda.

Alejandro Blanco va a ser sin duda echado en falta, pero la música sigue y seguro que él sería el primero en animar a sus compañeros para continuar. Y así lo hacen. Reincorporándose Willy Vijande a la formación, Ilegales vuelve a la carga y atiende a este medio, en una entrevista para todos vosotros. Nuestra gratitud, por tanto, a uno de los mejores grupos de la música española de todos los tiempos, en este difícil momento.

 Entrevista

Se hace duro, incluso para nosotros comenzar esta entrevista después de la pérdida de Alejando ‘Espina’ Blanco, miembro de Ilegales desde 1994. ¿Cómo era Alejandro dentro del grupo? 

Alejandro era transparente y siempre mostraba su opinión sin miramientos. Una vez tomado un acuerdo, no cedía ni un milímetro y cumplía con total solvencia. Como músico era esa base sólida que toda banda necesita, un ancla que neutralizaba mi natural y peligrosa tendencia de salir fuera de todo guión. Lo que recuerdo con mas cariño son los momentos pasados, simplemente viviendo a todo pulmón.

Imaginamos que va a ser duro retomar vuestra actividad, pero el público está deseando veros y estar con vosotros, sobre todo, ahora. Nos disteis un gran susto cuando os despedisteis en la sala Penélope en 2010 ¿Tomaréis esta segunda etapa de Ilegales con más calma?

No podemos permitirnos calma. Es mas tarde de lo que creemos. Nuestras canciones son urgentes. Ya hemos conocido todo lo que duele. Pero ya sabes: abatidos pero erguidos.

Se dice que Ilegales ha vuelto con sus fans porque aun había muchas canciones que se quedaron en un tintero que no deja de escribir. La vuelta viene con un nuevo álbum La Vida Es Fuego (publicado en marzo de 2015) y un tour. ¿Cómo ha sido la acogida del álbum?

Hemos elegido una colección de canciones incontestables y que reuniesen todos los “tics” de Ilegales. Esto ha propiciado que el reencuentro resultase pleno. Ni siquiera los sectores mas recalcitrantes han echado nada a faltar en La Vida Es Fuego. Ha sido un reencuentro entre amigos separados durante cinco largos años.

El álbum es muy variado. Hay grandes canciones como Voy al Bar y Regresa a Irlanda o canciones menos evidentes, como El Teléfono y el Mal, con ese sonido tan Ilegales. Sin embargo, repasando otros trabajos recientes, nos encontramos con De la Monarquía a la Criptocracia, versión del tema de Triángulo de Amor Bizarro, antítesis del estilo Ilegales. ¿Cómo fue hacer esa versión?

Angel Carmona fue quién me llamó desde su programa de Radio 3, Hoy Empieza Todo. Elegí Triángulo de Amor Bizarro porque me gusta esa parte ruidosa que se les da tan bien. Nos pasamos un par de horas, muy divertidas, en el estudio, grabando la versión. Hacer cosas diferentes es la sal de la vida.

Pregunta de fan de Ilegales: de un repertorio tan inmenso como el que tenéis ¿existe alguna canción favorita o alguna canción que en directo toquéis con una motivación especial?

En estos momentos cuando suena Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes se crea un clima muy especial. Esta es la canción que define los años ochenta pero que hoy suena rabiosamente actual. Levántate y lucha, esta es tu pelea.

Volviendo a  1981, Ilegales debutó con canciones como Europa Ha Muerto. El título parece premonitorio. ¿Os anticipabais a la realidad actual?

No es que las canciones de Ilegales hayan envejecido bien, es que no han envejecido en absoluto. La gente que las escucha por primera vez piensa que todo son grabaciones recientes. Como concepto, Europa ya es en si bastante difícil y las dificultades se veían venir sin necesidad de una bola de cristal.

Se habla constantemente de la Movida Madrileña, de la música de los 80 y siempre de los mismos nombres, a veces a la cola de lo que se hacía en otros países. Echo en falta más referencias a Ilegales y a la autenticidad de vuestra música. ¿Os pondrá la historia algún día donde os corresponde o la historia es un hombre blanco, alto y orgulloso?

Ilegales siempre hemos sido arrogantes en cuanto a todo eso de La Movida. Despreciábamos su falta de conocimientos musicales. Ns repugnaba toda esa flacidez. Ns reíamos de todo el vestir de trabajos manuales y de aquellos peinados arquitectónicos. La prensa de la época relata sin miramientos y con cierto alivio y alegría como barrimos todo eso. De repente, la solvencia en el manejo de los instrumentos y el mensaje de las canciones pasaron a ser más importantes que el maquillaje y el peinado. Hay quien no nos perdona y han vuelto a reescribir la Historia acomodándola a lo que hubiesen querido que fuese. No se alteren, pero el pasado no puede cambiarse a gusto.

Epic, Hispavox, Discóbolo, Avispa, Santo grial, Pop Up, La casa del Misterio son grandes sellos y sellos propios. ¿Ha sido complicado editar vuestra música?

En Ilegales siempre ha primado la parte artística sobre cualquier otra. Es la consecuencia de vivir por el método suicida.

Hoy en día los músicos casi dirigen sus carreras y pueden grabar, producir, autoeditar, vender ellos mismos sus discos, gestionar sus conciertos y contactar con los fans. ¿Cómo sería Ilegales de empezar ahora, con esa libertad para hacerlo todo y hacer lo que uno quiera?

Esas costumbres las introdujimos nosotros en 1982. Eso sí, hemos cambiado mucho de discográfica. Éramos una discográfica independiente dentro de las multinacionales y eso te hace parecer incómodo. Se nos toleraba porque la elección era clara: podían ganar dinero con Ilegales o no.

Se está haciendo un documental sobre Ilegales, Mi Vida Entre Las Hormigas. El documental nos tiene en ascuas. Será un regalazo para los que os hemos seguido durante décadas. ¿Qué vamos a ver en ese documental? ¿Vamos a ver a los verdaderos Ilegales o hay mucha leyenda urbana?

He dicho muchas veces que toda la verdad sobre el rock no debe contarse, pero siempre hago lo que no debo. ¡Esto puede explotar! …Si los de Altube consiguen que funcione el crowfunding.

Una vez organicé una fiesta. Grabé un montón de canciones de Ilegales en una cinta de 90 y aquello acabó en una batalla campal. Cuando empezó a sonar La Fiesta, entraron unos macarras que nadie sabía que había invitado. No pensamos repetir la batalla pero ¿nos invitáis a vuestra fiesta del día 23 de abril en Madrid?

No. No estáis invitados. Las fiestas se hacen para quienes no están invitados. Los que necesitan invitación son culpables de timidez y eso no es muy Ilegal.

Entendido. Pues no insultaremos al matón y nos colaremos como buenas bestias…